Cómo entraron los consoladores anales en mi vida

Rate this post

Una casualidad inolvidable:

Cuando tropecé con aquella caja envuelta, sin marcas y/o etiquetas en el metro, mi primera intención fue dejarlo en alguna de las cajas o entregarlo a algún seguridad, pero mi lado obscuro hizo que me apropiara de ella.

Mientras regresaba a casa, divagaba sobre su contenido y junto con mi curiosidad crecía la ansiedad de saber sobre el misterioso objeto. Era tarde ya cuando entre a mi hogar salude a Carmen con un beso y me dirigí a la habitación de mis hijos, que ya dormían, los mire por algunos segundos, apague la luz. Me sentía inquieto algo me decía que tenía que ocultar la caja a mi esposa e hijos, por tanto, fui directamente a mi escritorio coloque la caja en la gaveta y le puse llave. Por esa noche ya no volví a preocuparme por ella. Carmen se había insinuado durante la cena y eso distrajo mi atención. Posteriormente nos fuimos a nuestro dormitorio tuvimos sexo del mismo modo de siempre y a dormir, el día siguiente seria otro día más de rutina.

Así pasaron varias semanas, hasta que una tarde en que me comprometí en la oficina en adelantar un trabajo llegué a casa directamente a mi escritorio. Ya era tarde, mi familia dormía y en un momento de descanso me acorde de la caja.

La sorpresa:

La abrí cuidando de no emitir ruidos y cuando vi su contenido algo me recorrió entero haciéndome sentir extraño. Comenzaba a sentir sensaciones que jamás había tenido antes. No sé si fue su color o su textura y forma o todo junto que tuve una erección como nunca antes había sentido de ese modo. Me creí culpable por la seducción que ese objeto me provocaba, después descubriría que lo que tenía delante se llamaba plug anal, lo tomé en mi mano lo apreté suavemente estremeciéndome sentí como mojaba mi bóxer y aunque la razón me pedía dejarlo de lado los instintos no lo querían soltar. Y me deje llevar por las sensaciones y emociones hasta que los estertores del orgasmo casi me obligan a gritar aquella noche. Mi vida cambio, había abierto un caja de Pandora en mi sexualidad y por primera vez pensé que era Gay, pero el uso que le daba se restringía a acariciar aquel juguete sexual ,sentirlo en mi cara, en mi piel, lo pasaba por mis labios, pero ya se incubaba la idea de explorar todo su potencial. Paulatinamente con Carmen distanciamos nuestro contactos eróticos, sin embargo ambos parecíamos estar sexual y psicológicamente satisfechos, la harmonía se respiraba en nuestro hogar, vivíamos un buen periodo matrimonial.

Mi primera vez:

Después de muchas dudas una noche me dirigí al baño y por primera vez intente introducir el plug en mi ano, con jabón y un poco de agua, los ojos semi cerrados, la respiración agitada presionaba al rededor del ano y de vez en cuando introducía la punta del plug anal, eso producía el efecto extraño de que mi ano buscara abrirse en medio de un placentero dolor. Meses después una noche Carmen me dijo de pronto ¿que haces a esta hora en el baño? mientras miraba mis manos temblorosas, mi rostro rojo por la vergüenza y ese plug anal en mi trasero.

Mejorando mis experiencias sexuales:

Quedé mudo y entonces note la excitación que Carmen estaba sintiendo hasta que tomo la decisión y acercándose busco mi pene lo chupo lo acaricio con la energía salvaje de una mujer caliente mientras mi plug anal se movía dentro de mi después hicimos el amor, pero ya no era como siempre, ya no era rutina era una experiencia nueva. Carmen y yo seguimos casados, nuestro matrimonio es entretenido y estimulante. Carmen me confesó que hacia tiempo que sabía de la existencia del juguete anal y lo usaba mientras yo trabajaba. Hoy no solo contamos con ese juguete, además hemos comprado varios consoladores anales y otro tipo de juguetes eróticos. Ah y se me quedaba en el tintero “Definitivamente no soy “Gay” pero igual gozo que mi señora me intoduzca una prótesis que ella se pone”.

 

 

Summary
Cómo entraron los consoladores anales en mi vida
Article Name
Cómo entraron los consoladores anales en mi vida
Description
Historia de un hombre y cómo la casualidad mejoró el sexo con su pareja.
Author
Publisher Name
consoladoranal.es
Publisher Logo

Deja un comentario