Sexo anal en un motel

Rate this post

Anal con consolador salvaje en el motel:

rico sexo salvaje…
Está historia empezó mucho antes de esa noche. Yo era aun una adolescente cuando comenzó mi vida sexual. Mi pareja era mayor que yo, y nos queríamos mucho, pero nuestro sexo era muy rutinario. Nunca usamos nada nuevo y practicábamos solamente el sexo vaginal. Siempre me gusto estar con él, porque lo quería, pero nunca le encontré lo entretenido al sexo…
Así pase mis años hasta que cumplí 19. Ya había estado con otros hombres, pero ninguno había logrado despertar un deseo particular en mí. Mientras mis amigos(as) hablaban de sexo, yo solo escuchaba, ya que no le encontraba mucha gracia. Lo bueno empezó cuando conocí a mi novio actual, Miguel.

Lo conocí por Internet una noche aburrida de enero.

Conversamos un rato y me pareció agradable, así pasaron los días hasta que me empezó a gustar. Viaje y lo conocí, nos gustamos y empezamos una relación. Yo no soy ninguna maravilla, mujer 1,73, morenita, pelo negro … con un gran trasero. Mi novio es alto y delgado, con unas manos largas y fuertes. Nuestras aventuras empezaron poco a poco, primero en la cocina un día estando solos, fue la primera vez que me penetro… y me gusto. Así empezamos a hacernos caricias en diversos lugares.
… hasta ese día en el motel. Primero llegamos y ambos estábamos nerviosos, tomamos algo mientras que conversábamos. Todo empezó despacio, besos y caricias con poca luz.
El empezó a chuparme cerca de las axilas, lo hacia de una forma en que se me ponian lso pelos de punta. Una de sus manos empezó a bajar lentamente hasta tomar uno de mis pechos, mientras jugaba con mi pezón y me lamía empecé a excitarme demasiado. De repente baje mis manos y le saque su ropa interior.

Su miembro estaba erecto

Y a medida de que las caricias seguían parecía que crecía más. Me di vuelta y mientras el miraba mi coño empecé a chuparle su pene. Empecé despacio, primero suave, después con más ganas. Él estaba muy caliente y empezó a meterme los dedos en el coñito, primero uno, después dos, yo se lo mamaba con mas ganas mientras me movía, el empezó a acercarse a mi ano y acariciarlo con un dedo. Empezó a mojarme con mi propia lubricación el ano, hasta que me metió un dedo. Sentí como todo mi cuerpo se estremeció.

Me dí la vuelta y me puse sobre él. Empezó a rozar el capullo de su pene en mi clítoris hasta penetrarme fuerte el coño. Yo me movía mientras sentía ese exquisito miembro dentro de mi, mientras el me tocaba el culo. Empecé a saltar con mas ganas sobre él y en un momento cuando vi que estaba muy excitado me Salí y empecé a mamársela hasta que se fue en mi boca con toda su leche caliente. Me dijo que me diera vuelta, y tomo un poco de aceite que empezó a esparcirme por todo mi culo. Con sus deditos empezó a jugar en mi ano de nuevo. Me penetro primero con un solo dedo y me tocaba el clítoris. Su miembro ya había recobrado fuerza y estaba grueso. Me agarro de las caderas y empezó a penetrarme por el culo. Primero me dolía un poco, pero después el dolor se volvió placentero, mientras metía mas y mas su pene, hasta que estaba completamente dentro de mi culo.

Jugando con el consolador anal

Empezó a moverse con fuerza y rapidez. Yo sentía mi culo ardiendo y una excitación como nunca antes. Tome el consolador anal que compré online que tenia en el bolso y empecé a metérmelo en el coño con fuerza mientras el me rompía el culo con su pene. Él tomo el consolador y empezó a metérmelo con más fuerza y a rozarme el clítoris. Yo le pedía que me diera mas, estaba tan caliente que sentía que me explotaría el coño. Saco el consolador de mi coño, completamente húmedo y empezó a poner la cabeza del consolador en mi culo. Mientras el se movía dentro de mi ano.

Empecé a sentir que me metía el consolador por el culo, le costaba porque estaba apretado. Yo sentía que me iba a romper el culo, pero estaba tan excitada que no quería que parara. Me puso un poco mas de aceite y empezó a meter el consolador primero, después empezó a meter su pene de nuevo, de a poco, hasta que logro meterlo con el consolador. Sentía que mi culo se desgarraba con su pene y el consolador dentro de mi ano. El se movía con fuerza y empezó con su otra mano a masturbarme. Sentía que me iba a correr con mas fuerza que nunca, mas y mas rápido, hasta que me fui como nunca, sentí que todo el liquido me corría por las piernas mientras el sacaba el consolador y se iba dentro de mi culo.
Estábamos cansados… Me tire en la cama y él también. Me apoye sobre su pecho mientras sentía su corazón agitado. Luego de un rato de descanso nos fuimos a bañar y bueno, pasaron otras cositas en el baño.
Nunca había conocido un hombre tan resistente. Desde que estoy con el disfruto del sexo como nunca y experimentamos cosas nuevas siempre.
Pasado mañana vamos a salir… y  a saber  lo que pueda pasar…

Summary
Sexo anal en un motel
Article Name
Sexo anal en un motel
Description
Historia de sexo con un consolador anal en un motel
Author
Publisher Name
consoladoranal.es
Publisher Logo

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: consoladoranal.es
  • Finalidad: Control de comentarios
  • Legitimación: Ley de protección de datos
  • Destinatarios: No se ceden a terceros
  • Derechos: Acceso, rectificación, oposición y cancelación.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace: política de privacidad